Testimonios del Tratamiento

Después de parecer un año entero diarrea crónica y de haber visitado varios médicos, llegué al consultorio de la Dra. Mónica Noviello en Cuernavaca, México.

Ella me detectó candida y alergias múltiples a la vitaminas, a los minerales, a los químicos y conservadores de alimentos, entre otras.

De inmediato comenzamos el tratamiento con las 15 alergias básicas de NAET después continuamos con las alergias relacionadas a los químicos, minerales, pesticidas… etc.

Este método de desbloquear las alergias del cuerpo ha requerido esfuerzo, constancia y perseverancia de mi parte, sin embargo para mi sorpresa, al haber superado todas esas alergias, han desaparecido totalmente la fibromialgia y la fatiga crónica, las cuales padecía desde años antes (por las que tomaba bastantes medicamentos) y que consideraba eran incurables.

Hoy después de 3 años de tratamiento estoy libre de la diarrea, de la fatiga crónica y de la fibromialgia, ya no tomo medicamentos y mi estado de salud ha mejorado notablemente.

Para mí fue muy revelador, el volver a experimentar el dolor que me producía la fibromialgia cuando la Dra. Mónica me trató la alergia de los químicos colorantes y conservadores, así como las de los pesticidas. Esto sucedió solamente cuando sostenía el frasquito con la acupuntura. Poner: cuando sostenía la sustancia en la mano.

Por esta razón he modificado mi dieta y eliminado casi en su totalidad los químicos y pesticidas.

El tratamiento NAET, ha sido todo un proceso integral de sanación física y emocional, pues varias alergias tuvieron componentes emocionales que también fueron tratados en el mismo momento que la alegría.

Después de experimentar el tratamiento NAET mi vida ha cambiado , por lo que agradezco a la Dra. Mónica Noviello su empeño por restablecer mi salud poniendo a mi disposición, todos sus recursos y conocimientos para que yo alcanzara el nivel de bienestar que disfruto actualmente.

Guadalupe Romero
República Dominicana

 

Arriba

 

Como no compartir nuestra historia… NAET nos cambió la vida.

Nuestro bebé al mes de nacido presentaba una dermatitis atópica por todo el cuerpo que sólo la cortisona pudo controlar. Después empezaron la evacuaciones con moco y sangre. Al pedíatra se le ocurrió darle antibiótico, pero no funcionó así es que probó con medicina para las amibas, hasta que desertó y nos mandó con otro doctor. Para no hacer el cuento largo probamos con 7 formulas de bebé , muchas medicinas y 8 doctores entre ellos gastroenterólogos, alergólogos, inmunoalergólogos, homeopatía, medicina china, medicina auricular,  deprimiéndonos por lo mal que llevan “su vocación“ los doctores. 

Obtuvimos un diagnóstico a través de pruebas de sangre y de piel y el resultado fue el nivel más alto de alergia a la proteína de la leche de vaca entre otros alimentos. Por lo menos ya sabíamos que tenía. Para ese entonces el bebé ya tenía demasiados síntomas incontrolables y cada día en aumento: Malas evacuaciones, reflujo, dermatitis y ahora problemas respiratorios. La desesperación y la angustia eran el pan de cada día.

Entonces llegó a nuestra vida NAET.  Por tres personas de diferentes círculos nos recomendaron NAET, sólo pensamos: “A ver con qué nos van a salir”.
Ha sido una de las mejores decisiones que hemos tomado en nuestra vida. Le trataron en la primera cita la fórmula que tomaba, que según esto era la más especial y libre de cualquier alérgeno, sin embargo no le caía nada bien.
¡Oh sorpresa! después de 8 meses de evacuar con moco y sangre nuestro hijo a los 5 días de haber tomado la terapia evacuó como un niño sano.

Llevamos muchos grupos de alergias tratados, el bebé ya tiene 10 meses y empezamos con NAET cuando tenía 8 y los cambios han sido increíbles, por fin está comiendo alimentos y no sólo fórmula y esta creciendo y desarrollándose como un niño normal. Además, a pesar de la gente y niños enfermos de gripa que han estado a su alrededor, él no se ha enfermado. Lo más impresionante de todo es que ya consume leche de vaca (fórmula láctea) y está perfecto.

Tengo que gritarle al mundo lo que NAET hizo por nosotros, voy a convencer a todo el que esté en mi camino de tratar sus alergias.

Gracias a nuestra doctora Mónica Noviello y a su equipo, porque además de dominar la técnica, han sido muy humanos lo que no habíamos encontrado en ningún doctor.

No queda más que decir… gracias NAET por darnos un niño sano y feliz.

Mónica Kuri Guillot mamá de Salvador Torres Kuri

 

Arriba

 

Con este escrito queremos dar testimonio de los buenos resultados del Método NAET aplicados por el Dr. David Rodríguez Garita con nuestra hija Ana Cecilia de León (niña autista de 7 años).

Después de buscar diferentes alternativas y probar diferentes dietas (que dicho sea de paso solo le provocaron un trastorno digestivo mayor a nuestra hija) decidimos probar el método NAET
Realmente desde los primeros días vimos los resultados en la mejoría y superación de las alergias alimenticias que nuestra hija había padecido por varios años.

Al día de hoy nuestra hija consume cualquier tipo de alimento (incluyendo harinas, cereales, derivados de la leche, del azúcar, etc. etc.) y tenemos la tranquilidad de que ya no presenta los trastornos emocionales que anteriormente le causaban estos tipos de alimentos.

Lógicamente procuramos que siga una dieta sana y balanceada, pero lo principal es que ya dejamos atrás aquellas que eran de restricción de alimentos.

Por las características de nuestra hija empezamos primero con la corrección de las alergias alimentarias y viendo los resultados no dudamos en proseguir y esperamos resultados alentadores en otras áreas de su padecimiento.

Por los resultados que hemos obtenido, recomendamos el método NAET que aplica el Dr. David como un método confiable y muy eficiente.

Familia de León Flores
Jorge de León
Ana Flores

Arriba

__________________________________________________________________________________________________________________________

 

Me llamo Sara Osorio,tengo 52 años y soy paciente de la doctora Noviello desde hace un año y medio.
Desde los 18 años he padecido de mala digestión y estuve buscando la terapia para su cura, la cual tenía que ser naturista pues no soy partidaria de la alopatía, aunque en crisis y desesperación he recurrido a esta, y siempre he regresado más convencida al naturismo.
Cuando llegué con Mónica, llevaba años en terapia homeopática, con la que tuve buenas experiencias, sin embargo tenía anemia, la cual no podía superar y sólo podía digerir manzana, papaya, chayotes, arroz al vapor y de vez en cuando pechuga asada. Fue entonces que decidí consultar a un nutriólogo. Entre los males que padecía se encontraba acidez estomacal, estreñimiento, reflujo e inflamación intestinal permanentes; aturdimiento, mareo, cansancio, problemas renales y hormonales.
El método que practica Mónica, llamado Kinesiología Aplicada, diagnosticó el desorden que mi cuerpo padecía y empezó a ordenarlo con ayuda de una dieta, lo cual fue extraordinario para mi, pues el espectro de comida que podía digerir se amplió; entendí cómo tenía que comer, lo cual hago y seguiré haciendo. También me recetó suplementos alimenticios, que el mismo diagnóstico arrojó y comenzamos con el tratamiento contra alergias (NAET), que como ella dice “cualquier sustancia que el cuerpo no asimile o rechace es una alergia”. Al respecto diré que es una técnica que uno tiene que experimentar ya que el cambio que sufre el cuerpo es increíble, empecé a comer sin ningún problema alimentos que anteriormente no podía digerir, mis órganos comenzaron a trabajar adecuadamente y mi cuerpo fue comenzando a generar sustancias que antes no podía.
Tuve por otro lado la experiencia de haber padecido una fuerte infección renal, Mónica me dio su diagnóstico y fue el mismo que arrojaron los análisis clínicos.

Por supuesto que esto no es mágico, hay que ser constantes y pacientes.
Ahora, para que el tratamiento sea verdaderamente holístico, hemos empezado una terapia emocional. Para realizarla, Mónica se apoya también en la Kinesiología Aplicada, con la cual se hace muy ágil y avanzamos con paso firme.
Cuando Mónica me pidió mi testimonio, pensé en cómo contarlo para que fuera convincente, pues cuando he leído otros he llegado a pensar que no son verídicos. La conclusión a la que llegué, es que cualquier forma de decir las cosas sería lo mismo. Yo le invito a experimentar esta forma de curarse sanamente. Debo comentar que me da confianza el ver que Mónica es congruente con esta terapia, pues así como trata a sus pacientes, trata también a su familia y a ella misma. De sobra está decir que he mejorado visible e integralmente. Agradezco a Mónica la oportunidad de compartir esta experiencia, esperando que muchas personas encuentren su cura con ella.


Cuernvaca Mor.

Arriba

__________________________________________________________________________________________________________________________

 

Tengo 40 años y llevaba enferma casi 20 años. Desde que conocí a la Dra. Mónica Noviello y el método NAET, mi vida cambió por completo, por lo cual describiré mi caso brevemente para que que quien lo lea pueda ver lo maravilloso de este tratamiento.

Toda mi vida padecí de unos cólicos menstruales tremendos, tenía que tomar desinflamantes desde 3 o 4 días antes de mi periodo y pastillas para el dolor o incluso inyectarme durante el mismo pues me llegaba a desmayar y siempre tenía mucho vómito. Me habían diagnosticado endometriosis, un padecimiento en el cual el endometrio, un tejido de la matriz crece y crece y muchas veces hasta se pasa a otros órganos. Ya me habían operado un par de veces para quitarme el exceso de tejido.
Además de esto, padecía constantemente de gripas, colitis e inflamación de los ganglios en todo el cuerpo, por lo cual tomaba antibióticos con regularidad en todas sus formas, con lo que me volví resistente a casi todos, pues el uso exagerado de estos provocó que ya no me hagan efecto.
Por cualquier cosa me enfermaba y había acudido a cuanto especialista me recomendaban, tanto en México como en le extranjero, tenía análisis de todo tipo y para todo e incluso llegué a ir a Catemaco, Veracruz a ver a los brujos. La verdad ya estaba desesperada, además de todo, nunca me pude embarazar y casi a los 38 años decidí que me quitaría la matriz, para por lo menos terminar con esos dolores. Mi ginecólogo, que es excelente, se oponía, pues me decía que es muy importante conservar todo para estar hormonalmente bien y no descalcificarme. En esas estaba cuando me recomendaron a al Dra. Mónica Noviello, lo comenté con mi esposo y decidimos hacer una última prueba.

Cuando acudí a su consultorio por primera vez, no tenía ni idea de lo que ella hacía, después de que me atendió, me enteré que existía la Candidiasis y me dio toda una explicación de lo que es, de la dieta a seguir, además del tratamiento de las alergias que tenía que hacer. Necesitaba también muchas vitaminas y minerales. La verdad me quedé bastante incrédula y decidí darle 6 meses. Salí de su consultorio, compré todo lo que me dijo y cuando llegué a mi casa y le conté a mi esposo, nos moríamos de la risa, pero la verdad era mi último recurso y no perdía nada más que 6 meses. Empecé a hacer la dieta, a ir a las terapias de las alergias (que fueron 22) y a dejar muchos alimentos. El cambio fue espectacular, llegó mi periodo y prácticamente ni cuenta me di, la verdad pensé que me estaba sugestionando, como cuando te vas a leer las cartas, y que todo era producto de mi imaginación, pero conforme fue pasando el tiempo, tanto mi vida como mi salud volvieron a la normalidad, me empecé a sentir muy bien de todo y además bajé de peso, lo cual me pareció fantástico, además me cambió el cutis, el humor, todo, fue un cambio espectacular y toda la gente me preguntaba qué estaba haciendo, impactados de que prácticamente de la noche a la mañana estuviera tan bien. Finalmente, muchas personas conocidas incluyendo mi esposo, fueron a ver a la doctora, y como a mi, les ha cambiado la vida.
Además de todo lo anterior, llevo casi 2 años de no tener ningún cólico, ni de tomar ningún tipo de antibiótico. No he tenido ninguna gripa, ni infección, ni colitis, ni nada que se le parezca. Me realicé un ultrasonido y una mastografía y me dijo el doctor que estoy en perfecto estado y que mi matriz está como nunca.
Ojalá que toda la gente que llegue a leer este testimonio, tenga la oportunidad de acudir con la doctora y de probar en carne propia lo maravilloso de este método y de cambiar su salud a un estado normal.
Le agradezco enormemente a la Dra. Mónica Noviello por haber llevado mi caso y por cambiar mi salud y por lo tanto mi vida en tan poco tiempo, además de dejarme expresar abiertamente mis sentimientos con todos ustedes.


M.Q. México D.F.

Arriba

__________________________________________________________________________________________________________________________

 

¡¡Respiro mucho, pero mucho mejor!!

Me llamo Claudina Arreola, soy una mujer de 66 años que durante 45 años,  entre muchas otras cosas importantes, se la pasaba fumándose su vida. Es decir, fumaba un cigarro cada 15 minutos, o sea 3 cajetillas diarias, excepto si estaba dormida.  No es sino hasta hace 2 años y medio que pude dejar de fumar mediante una hipnoterapia de 5 días. Al principio me sentí mucho mejor, dejé de toser y de tener flemas, caminaba 45 minutos diarios a paso rápido, sin embargo, me daban ataques de ansiedad que combatía comiendo rápidamente un kilo de gomitas azucaradas y empecé a subir de peso.
Pasados 2 años sin fumar, observé que con frecuencia se me dormían los dedos de los pies y de las manos y que la punta de cada dedo estaba amoratada, notaba con horror que cada vez respiraba con más dificultad, me ahogaba fácilmente, mi rostro estaba siempre enrojecido.
En noviembre pasado, decidé atenderme en el Instituto de Enfermedades Respiratorias. (INER). Después de los exámenes pertinentes me diagnosticaron EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva crónica), el daño era irreversible y lo único por hacer era impedir que siguiera avanzando, debía evitar esfuerzos que implicaran mayor oxigenación, caminar en lugares planos, sitios donde hubiese mucha gente y fumadores, cambios bruscos de temperatura, enfriamientos, humedad y debía vacunarme cada dos y cinco años contra enfermedades bronquiales, etc. Finalmente, en febrero de este año, me dieron el tratamiento que debo seguir de por vida: aspirar 2 litros de oxígeno por minuto, mínimo por 15 horas al día y un broncodilatador cada 12 horas.
Sin embargo, el enfisema no era el único problema de salud, padecía una serie de malestares que formaban parte de mi vida (desde hacía 25 años o tal vez más). Me habían tratado con todo tipo de medicamentos, sobretodo antibióticos, yo padecía catarros frecuentes, presión alta, dolores en las articulaciones, neuropatía leve, el vientre siempre inflamado, agruras, acidez que me quemaba la traquea, temblor interno por bajas de azúcar, cada vez me sentía peor, estaba deprimida, cansada, me dolía la cabeza, tenía calambres frecuentes en pies y manos, y una comezón y ardor en la espalda y en el cuero cabelludo, mi piel no soportaba una ducha caliente, sólo agua templada o fría y para colmo era alérgica a los productos lácteos.
En enero de este año, mis achaques , como yo los llamaba, me tenían desesperada. Sin embatgo, gracias a que la hija mayor de marido, queriéndome ayudar, me hizo una cita con Mónica, no tanto para que me atendiera lo del enfisema, puesto que era irreversible, sino por verificar si mis malestares eran  de origen alérgico.
Y así fue, Mónica me diagnosticó que era alérgica al calcio, vitaminaB, lácteros, trigo, centeno, cebada, mis hormonas, grasas, levadura, tabaco, azúcar y telas. Me indicó una nueva forma de alimentarme de manera sana
Se inicaron tratamientos NAET cada semana, para eliminar las alergias al calcio, vitamina B, lácteos, azúcar, trigo, centeno, cebada, levaduras, etc. Conforme se eliminaban mis alergias, empecé por tener mayor energía, desaparecieron los calambres, mi piel es menos sensible al calor, sigo bajando paulatinamente de talla, no tanto de peso, así que me siento más ligera, mi presión se estabilizó, no tengo agruras, mis intestinos funcionan a la perfección y, por si fuera poco, la cándida desapareció y lo más sorprendente y maravilloso para mí, por lo que guardo un agradecimiento indescriptible hacia Mónica, es que: ¡Respiro mucho, pero notablemente mucho mejor! Mi cara, mis pies y mis manos han tomado un tono más natural.
En mayo tuve mi cita de control en el INER y la doctora de ahí, atribuyó mi mejoría a los medicamentos que me recetó y a que bajé de peso, sin embargo, yo no me había aplicado los medicamentos recetados ni el oxígeno, porque estoy en trámites con el Seguro Social para que me los proporcione. Dado el resultado, en tres meses me harán otros estudios para revalorar mi enfisema.
Pero mi alegría no termina ahí, Mónica me asegura que cuando termine de hacerme todos los tratamientos de NAET necesarios, podría incluso no tener necesidad de aplicarme el oxígeno. Yo estoy convencida de ello, sencillamente porque estoy disfrutando de un cuerpo más capaz, más sano, he recuperado mi calidad de vida, gracias a Mónica y a sus métodos integrales y a la gran calidad humana con que trata a nosotros sus pacientes.


Claudina Arreola
México, D.F.

Arriba

__________________________________________________________________________________________________________________________

 

Fatiga Crónica

En un principio llegué con la Dra. Mónica Noviello por una fatiga crónica causada por hipotiroidismo e hipoglucemia. Después del diagnóstico inicial resultó que no sólo estas eran las causas de mi cansancio, sino también Candidiasis y un número considerable de alergias a diferentes alimentos y sustancias. Al iniciar el tratamiento mi nivel energético decreció todavía más, pero después de tratar las primeras alergias y específicamente la del azúcar y la insulina, literalmente mi vida cambió, de hecho, era tan evidente que compañeros de trabajo y amigos me decían que era evidente mi mejoría.
Si bien los cambios físicos han sido sorprendentes, a mi en lo personal los cambios a nivel emocional son los que me tienen impresionada. ¿No te has preguntado por qué muchas veces de lo que más quieres huir es lo que más te sigue? ¿o lo que más quieres conseguir es lo que más se te escapa? pues a mi me pasaba esto. Algunas alergias van ligadas a emociones que están como enquistadas, y al tratar la alergia al alimento a la vez destrabas ese sentimiento atorado. El cambio es notorio, es como irte quitando capas de sedimentos que vas cargando a lo largo de tu vida que no te sirven de nada, solo te hacen más lento y pesado el caminar.
Al principio el tratamiento puede parecer “raro”, pero los resultados son increíbles.


P. R.
México, D.F.

Arriba

__________________________________________________________________________________________________________________________

 

Todo comenzó cuando tenía 18 años, empecé con diarreas constantes, pérdida de peso, desvanecimiento de los músculos y por más que comía no lograba mantener mi peso. Fui con muchos doctores y me sometieron a diferentes estudios como una endoscopía y una colonoscopía, me hicieron estudios que fueron enviados a Estados Unidos pero los resultados no arrojaban nada anormal. Los doctores no encontraban cuál era el  problema o el porqué de mis síntomas, solamente encontraron que tenía candidiasis, pero nada más, por lo que tomaba medicamentos para que desapareciera el hongo.
Después de un periodo de aproximadamente 4 años y sin conseguir respuesta alguna o tratamiento que hiciera que mejorara decidí probar tratamientos alternos. Fui con un doctor homeópata,  el cual trataba mis alergias y me prescribía medicamentos naturistas pero al igual que los otros doctores se enfocó en tratar la candidiasis; después de 3 meses de seguir el tratamiento sentía que no había mejoría alguna. Luego de un tiempo mi mamá me llevó con la Doctora Mónica, que se especializa en tratamiento de alergias por el método NAET, pensé que no tenía nada que perder y que esta vez sí podría darle solución a todos mis problemas.
Al llegar con ella empecé a contarle mi historial clínico y por todo lo que había pasado antes, ella empezó a hacer su evaluación con las alergias y a decirme que productos químicos, alimenticios y emocionales eran los que provocaban mis síntomas.
Después de someterme al primer tratamiento sentí una gran diferencia y al tratamiento número 10 fue cuando me di cuenta que esta sería la solución a mis síntomas y problemas. Cinco meses después, y al estar por terminar los tratamientos me siento como nueva y puedo decir que valió la pena intentarlo. Hay momentos que uno se siente frustrado por el tiempo que esto conlleva pero al final, al ver los resultados que tuve, vale la pena someterse a este tipo de tratamientos y puedo decir que lo recomiendo ampliamente.

Claudia V. Hernández Hurtado.

 

Arriba

__________________________________________________________________________________________________________________________

 

Alergia al frío


Tenemos tres hijos Mariana, Raúl y Luciano y vivimos en la Ciudad de Tijuana, B.C.
No sabíamos nada de alergias simplemente habíamos escuchado que podíamos ser alérgicos a ciertos alimentos, sin embargo cuando Raúl tenía cinco meses de nacido comenzó con tos y gripa. Después de tanta medicina y sin obtener resultados el pediatra nos comentó que mi hijo sufría de alergias. Siguiendo sus indicaciones quitamos las alfombras de las recámaras, cambiamos las cobijas y constantemente estábamos nebulizando a Raúl, hasta que nos dimos cuenta que no eran las alfombras ni las cobijas lo que le afectaba, era el frío de Tijuana.
Fue cuando empezamos a saber lo que eran a las ALERGIAS.
En consecuencia procurábamos no exponer al niño al frío y dormía con gorro, chaleco, los pies muy tapados y  las ventanas las cubríamos con cobijas (para evitar que el frío le llegara al niño) o de plano dormía con nosotros para darle calor.
Acostumbrados a vivir así, nació Luciano, nuestro segundo hijo, y se volvió a repetir la historia: cuando tenía aproximadamente dos meses de nacido, comenzó con tos seca y mucho moco, pero como sabíamos ya la causa, decidimos aislar toda la casa para que no fuera tan fría y cambiamos todas las ventanas por ventanas dobles. Además, no podíamos salir después de las cinco de la tarde porque el frío les afectaba demasiado.
La cuna donde duerme Luciano, por las noches la teníamos que tapar con cobijas para evitar cualquier corriente de aire frío ya que por regla general a las tres de la mañana, hora en la que se siente frío en la ciudad, nos teníamos que levantar a nebulizar a los dos niños por que empezaban con tos.
El problema fue más grave porque a Luciano, en menos de veinticuatro horas la alergia se le convertía en infección de garganta y oídos. Cada vez nos poníamos más nerviosos porque sentíamos que era mucho medicamento para un niño de cuatro meses y además Raúl faltaba mucho a la escuela en tiempo de frío porque el pobre no podía ni hablar de tanto toser. La pediatra de Luciano le solicitó una radiografía de tórax y nos comentó que ya se le veía una “manchita” en el pulmón y que posiblemente iba a ser necesario internarlo.
Pero resulta que en una reunión escuchamos que la Dra. Yolanda Villa Torres tenía un tratamiento alternativo para quitar alergias, por lo que inmediatamente nos pusimos en contacto con ella y empezamos a conocer NAET.
Fue en el mes de febrero del 2012 que nuestros hijos iniciaron el tratamiento y al hacer las pruebas de alergias efectivamente eran intolerantes al frío seco y  al frío húmedo.
Estamos contentos, tenemos ocho meses de no ir a la Pediatra porque nuestros hijos no se han enfermado (solo fuimos a revisión el cuatro de julio porque Luciano cumplió un año). Hemos asistido a reuniones sobre todo en los meses de frío marzo, abril y mayo del dos mil doce, sin tener consecuencias por el hecho de estar expuestos al frio o neblina. Raúl duerme solo en su recámara y Luciano en su cuna sin tantas cobijas.

Vero y Raúl, Tijuana, Baja California

 

Arriba

__________________________________________________________________________________________________________________________

 

Anemia

Mi hijo de 5 años tenía anemia. Lo llevé al pediatra y a varios médicos, homeópatas y alópatas, incluido un renombrado hematólogo pediatra en la ciudad de México. No supo decir por qué tenía anemia, todo parecía normal, pero sus niveles de glóbulos rojos estaban muy bajos.
Llegué con Mónica Noviello y gracias a NAET descubrimos que su cuerpo rechazaba el hierro. Después de varios tratamientos básicos, llegamos al tratamiento del hierro.  Después de un tiempo le hicimos un nuevo examen de sangre y los niveles de glóbulos rojos estaban arriba del límite deseado; su cuerpo ya estaba asimilando el hierro.

Alejandra Fernández, Tepoztlán, México.

 

Arriba

__________________________________________________________________________________________________________________________

Mi nombre es  Ma. Antonieta Reza-Garduño Ovando y tengo 51 años.     
Desde que tenía 2 meses de nacida padecía de múltiples alergias a alimentos, a fragancias y a pólenes. Fui tratada con corticoides y psicoterapia. 
Además tenía alergia a las sulfas y al cloranfenicol.
Mi piel era sensible, reseca y escamosa principalmente en el área del mentón y la boca, sobretodo en invierno.
Mis ojos eran sensibles a la luz, padecía de miopía y astigmatismo. Tenía un queratocono en el ojo izquerdo.
Padecía de colitis nerviosa, la cual fue tratada con antiinflamatorios
El motivo de mi consulta en el 2009 fue que tenía dolor intestinal, estreñimiento, mala digestión, cansancio y la energía baja. Los análisis de laboratorio reportaban que tenía proteus, y se había vuelto recurrente en el mes de julio en los últimos 5 años.  Además había perdido peso sin estar a dieta y padecía de depresión.

Resultados después del tratamiento con NAET
Al tercer día de iniciar la terapia NAET se erradicó el proteus, el color de mi piel cambió del moreno amarillento a moreno claro.  Mi ánimo mejoró y me sentí con mayor energía y vitalidad.
No estaba consciente de mi poca capacidad para inhalar y al avanzar con las sesiones me fui dando cuenta de cómo mi respiración mejoraba, podía inhalar mayor cantidad de aire y contenerlo más tiempo.
Después de que David eliminó el proteus, inicié con el protocolo NAET, resultando alérgica a muchos alimentos que consumía frecuentemente, esto me ayudó a entender porqué cuando cambié mi alimentación a vegetariana me había sentido tan mal y mi cuerpo se había descompensado: era alérgica a la mayoría de las verduras  que comía y que me gustaban: jitomate, brócoli, espinacas, entre otros. También era alérgica al calcio de manera importante y a muchas vitaminas, aminoácidos y minerales.
Entonces junto con las sesiones de NAET, inicié un viaje de descubrimiento de quién realmente soy, tanto en la parte física como en la emocional, mental y espiritual.
No he sido disciplinada en seguir los protocolos como se marcan, sino que hemos ido trabajando David y yo en lo que va requiriendo mi Ser.
He tenido varias terapias para eliminar virus, parásitos y bacterias. Considero que la más importante fue la del citomegalovirus que me tomó mucho tiempo, a través de la cual experimenté no sólo cambios en mi cuerpo físico,  como la desaparición parcial de un lunar muy grande que tengo en el brazo derecho (pigmentación más oscura de la piel), sino también cambios internos al ponerme en contacto conmigo misma.
La mente ha entrado varias veces para ¨querer detener¨ este proceso de autosanación, tratando de sabotear mi avance, sin embargo, el apoyo empático y amoroso o firme, según se necesitaba, de David, han evitado que claudique.
He trabajado también con la parte emocional, siendo la más significativa y reveladora la dedicada al Miedo. Aquí descubrí como tenía falsas creencias sobre a lo que le tenía miedo y descubrí cuáles eran realmente los miedos que no me permitían avanzar de manera fluida y optimista por la vida.
Ví claramente como había construido toda una serie de creencias y pretextos que sólo estaban en mi mente más no en mi cuerpo. Quedó más que evidente mi resistencia a cambiar, a descubrir y explorar otras formas de sentir, de vivir, de amar.

Al principio asistía con regularidad a mis terapias, sin embargo, como se fueron cayendo las capas de cebolla, empecé de manera inconsciente a espaciar mis citas con el pretexto del trabajo, el dinero, los viajes. La realidad era el MIEDO a vivir de una manera diferente, a salir de mi área de confort y monotonía.
Abandoné la terapia aproximadamente por 7 u 8 meses y este año, 2012, que regresé por unas bacterias por fin me comprometí conmigo misma a avanzar, a no claudicar en el camino de regreso a la salud y bienestar.

Esto no se dio espontáneamente, fue resultado de las terapias con NAET , de seguir el consejo de David de enfocarme en una terapia y no diversificar tanto, de comprometerme con lo que fuera, pero que me comprometiera con algo.

NAET te ayuda a cambiar tu manera equivocada de ser, trabaja a todos los niveles del Ser, (esa es mi apreciación), entonces vas cambiando sutilmente de una manera no intrusiva, sin medicinas que dañen o contaminen tu organismo. Te vas redescubriendo y redescubriendo todo lo que hay a tu alrededor.

David y NAET me han ayudado a tener más confianza en mi misma, en mis decisiones, a responsabilizarme sin culpas ni presiones de mis necesidades, de mi misma. A experimentar que sí se puede cambiar, a recuperar la alegría, la vitalidad y la energía.
Lo que más me gusta y agradezco es la facilidad con que David  identifica el elemento, ya sea físico o emocional, que requiero equilibrar; el tomar consciencia de mi cuerpo, de mis emociones y pensamientos sin tener que dedicar horas de terapia y recuerdos dolorosos y el obtener los resultados de manera rápida.

Para mí NAET ha sido el aceite y el desarmador que están quitando la vieja armadura oxidada y dejando al descubierto lo que verdaderamente soy y que ni idea tenía!!
Estoy muy agradecida con Dios por poner en mi camino a David. Seguramente hay otros terapeutas de NAET, sin embargo, David con su humanismo y asertividad hacen que se exponencíen los beneficios de esta terapia.

Actualmente estoy mejor oxigenada gracias a que mi respiración mejoró notablemente, mi piel es menos sensible al frío del invierno. Ya no se desescama tanto, aunque sigue teniendo tendencia a la resequedad se mantiene mejor hidratada. Puedo comer más cosas sin sentirme empachada o con dolores abdominales y ronchas. Mi energía se mantiene en mejor nivel, tengo mayor consciencia de que las situaciones que se presentan fueron creadas por mí. Estoy más consciente de mi cuerpo y mis necesidades básicas, me es más fácil seguir un plan personal.

Este viaje me parece hermoso y lo disfruto, aunque a veces sólo pueda comer plátanos y arroz para pasar alguna de las alergias!!
Gracias David por tu amor, dedicación y profesionalismo!! Dios te siga llenando de bendiciones.

Ma. Antonieta Reza Garduño O

 

Arriba

__________________________________________________________________________________________________________________________

Mi nombre es Marisa Cruz, vivimos en la ciudad de Tijuana, B.C.
Tengo un hijo de 3 años el cual muy seguido le daba tos e infección en la garganta,  por lo que la Dra. Yolanda Villa Torres le realizó las pruebas de alergias, resultando alérgico a la brisa marina y al friío húmedo.
La Dra. Lo trató con la técnica NAET y han pasado ya 8 meses y el niño no se enferma de la garganta  y mucho menos ha habido la necesidad de darle medicamentos.
También tengo una hija de 5 años y desde que era bebé tenía problemas de estreñimiento. También se le hicieron las pruebas de NAET y salió intolerante al gluten. Desde los tratamientos con la técnica NAET, el problema  de digestión que ella tenía mejoró. Su digestión se reguló y ahora evacúa diario y sin dificultad.
 
Hanna,  a su edad de 5 años,  cuando escucha que a alguien le da gripa dice que vayan con su Abi para que le haga las pruebas de las alergias porque ella las cura.

Marisa Cruz, Tijuana, B.C.

 

 

Arriba

Tengo una hija de 4 años, la cual al año 11 meses comenzó con aparentes gripas cada dos meses, durante un año y posteriormente cada mes, lo más sorprendente era que “su enfermedad” parecía tener un reloj biológico porque exactamente y sin falta "se enfermaba" la primera semana de cada mes. La atendieron pediatras, homeópatas, otorrinolaringólogos e infectólogos, y nada!, hasta que mi mejor amiga me platico de NAET, tengo 22 años de conocer a mi amiga por lo que no dudé en atender a mi hija con este tratamiento. Así­ fue como llegamos con el Dr. Rafael Cherem y no sé como describirlo...para mí fue un milagro! mi hija Sarah tiene cuatro meses sin enfermarse, ni siquiera de gripa, pensarán que es poco tiempo, pero para mí es muchísimo. Algunas de las alergias que le detectaron fueron al frio y a la vitamina C. Sarah en estos cuatro meses ha resistido los peores fríos del invierno que se presentan en enero/febrero y el cambio de estación a primavera, temporada de polinización (vitamina C).


Muchas Gracias Dr Cherem

 

Arriba

Incontables días pasaron con la esperanza de sentirme como esa mañana.  Es en ocasiones complicado narrar como me sentía solo sé que constantemente tenía en la mente pensamientos de agonía y muerte, la verdad no sabía que me pasaba. Un día de crisis lo describí así “ Estoy metida dentro de un zapato amarrado, me estrangula el alma y el cuerpo; no entra la luz del día , ni de la noche; y un montón de piedras constantemente me están cubriendo”  Por lo menos 2 años me sentí de esta manera, no sé  cómo pude hacer cambios contundentes en mi vida. En el terreno laboral, en el amoroso, me sentía insegura, temerosa, con limitaciones, sencillamente era otra, yo me daba cuenta y la gente muy cercana a mí también lo veía.
Llegó el día que fui a un cardiólogo porque sentía que era el corazón el que me fallaba y que en cualquier momento iba a caer. Sin embargo, el especialista no quería hacerme el electrocardiograma, lo hizo porque yo se lo solicité y comento.- “está bien si es por tu tranquilidad”. Al hacer lectura de los resultados me dijo; “tu electro es hermoso, tú corazón late como el de un bebe”. Me regresó la sonrisa al rostro, claro, por un momento ya que con el paso del tiempo las cosas no mejoraron mucho. Después llegué con una  internista, le explique lo que me pasaba: sufría de vértigo postural, podía pasarme con mareos crónicos hasta por un mes e ir a trabajar así, era muy difícil. La internista me dijo que tenía que ponerme bien porque si seguía así, a los 30 años ya no iba a poder trabajar. ¡Dios Mio! Yo  no sabía cómo resolver mi situación, ni siquiera sabía qué ocurría conmigo.
Constantemente sentía la muerte en todas partes y una opresión terrible en el pecho, el aire parecía esfumarse, algo me asfixiaba y no encontraba manera de respirar con libertad. Tenía un constante miedo a algo, a mi muerte, a la de mis seres queridos. Las multitudes, que miedo….muchas cosas me daban miedo.
Apenas tenía 26 años  y estaba harta y desesperada. Tomé algunos antidepresivos pero solo en un principio, después me negué rotundamente a ellos. Hubo varias recomendaciones de amigos, amigas y familiares: “lee la biblia; los salmos principalmente”. “Consume tés relajantes, te ayudará”, “Vé al psiquiatra”
Muchas cosas hice y nadie me daba una explicación…solo comentarios como: “Quiere llamar la atención”, “es panchera”, “es débil”, “es nerviosa”. Me dolía mucho dar esa impresión.
Juro que me encanta llamar la atención, pero nunca desee hacerlo de la forma que lo he descrito anteriormente. Sin embargo, tomé las críticas y también las recomendaciones y una de ellas me trajo a este lugar.
Un día una amiga me habló de la kinesiología y al describirme el método y la conexión con la dra. me nació interés. La verdad ya andaba un poco escéptica, pero decidí darme la oportunidad y me dije “ante situaciones inexplicables, soluciones inexplicables”.
Fue así como crucé el después, dejando el antes como la experiencia más fuerte de mi vida. Llegué al consultorio de Mónica con la mente y el corazón abiertos, y sin saber más me puse en sus manos. Cuatro años dejé de ser la mujer auténtica que conozco, la que soy y he ido descubriendo.
Después de contarle a ella todo este anecdotario….me llevo al origen de esta situación.- Todo inició en mi viaje a Huautla de Jiménez, Oaxaca, al consumir los sagrados hongos alucinógenos; un guía me acompañó, sin embargo algo pasó, parecía que yo no había regresado, sencillamente me había quedado en el viaje…no me di cuenta de ello, porque fui una segunda vez.  Pero sí quiero aclarar que desde la primera vez empecé a sentir y a ver cosas extrañas; vértigo, miedo, alucinaciones, ansiedad, psicosis.
Es difícil explicarlo, pero cuando Mónica me trato los hongos algo pasó en mi vida, los cambios no los recuerdo inmediatamente sino al pasar los días me di cuenta que los miedos y el vértigo habían desaparecido. Recuerdo que un año viví con una amiga que me conoció en los momentos complicados y nos dejamos de ver un par de años. Al rencontrarnos me dijo, has cambiado mucho yo te conocí callada, ensimismada, etc. Y le dije, esta soy yo la que ves ahora, la otra aún no he podido entenderla.
Así empecé mi tratamiento con ella;  a las alergias básicas y después otras importantes que se fueron detectando. Bajé de peso, he ido recuperando mi mujer natural, eso no se aún si se consigue un día al 100%. Quise compartirlo con toda la gente que amo, y en verdad mis amigos y hermanos han llegado aquí. La alergia al jugo concentrado de caña fue terrible y nadie me pudo rescatar más que este maravilloso tratamiento y así……hoy sigo tratándome y cada vez son menos la alergias que debo tratarme pero la verdad cada día me he venido sintiendo maravillosa…aun tengo mucho que trabajar pero ahora vivo, sonrío, abrazo y descanso con tranquilidad…sobre todo conmigo misma.

 

Gracias Mónica…y gracias a mi por darme la oportunidad.
F. R. México D.F.

Arriba

Diciembre 12, 2015

Testimonio Raulito

Hola, quiero compartir la historia de mi niño Raulito Hernández, quien a sus dos y medio añitos comenzó a experimentar alergias alimentarias múltiples (trigo, maíz, huevo, soya, leche de vaca), alergia al Ibuprofeno, así como a los ácaros del polvo, perros y gatos, alterando nuestras vidas enormemente, de diferentes formas. De ser un niño que nunca se enfermaba, paso a ser uno súper alérgico con diagnóstico de hiper reacción bronquial, rinitis alérgica, neumonía por H1N1, bronquitis, y teniéndolo que internar en el hospital en varias ocasiones por estar muy delicado. Nuestra vida cambio, había que cuidar al extremo su dieta así como los hábitos de limpieza y ciudados en general. Suministrarle diariamente antiestamínicos, rinelón, Vannair, combivent y en ocasiones cortisona. Su alergóloga lo había mantenido estable, pero con recaídas y síntomas que fueron aumentando, como ronchas y salpullido en la piel, sudoración nocturna excesiva y su sistema digestivo cada vez más delicado llegando a presentar estreñimiento y dolores de estomago continuos. Después de 3 y medio años, cuando Raulito estaba por cumplir los 6 años, sus alergias alimentarias estaban aumentando ya que a pesar de superar las alergias al trigo, al maíz y al huevo, ya empezaba a presentar alergias nuevas al aguacate, carne de res, cocoa, pimiento morrón y plátano. Así fue como la alergóloga nos aviso que Raulito toda la vida seguiría desarrollando alergias nuevas y que no había más que hacer que controlar sus cuadros así como continuar con su dieta de exclusión. En Marzo del 2015, llego milagrosamente a nuestros oídos la terapia NAET, que podría ayudar a nuestro niño a mejorar. Sin saber cómo, y ni siquiera entender cómo funcionaba, decidimos investigar y llevar a Raulito a su primera consulta. Hoy han pasado 8 meses, el tratamiento que es novedoso, ha surtido efecto y cada día nos maravilla mas, los estudios de sangre de IgE de perfil de alimentos de Raulito bajaron un 30%, y la alergia a la soya, a la cocoa, al aguacate, al pimiento y al plátano desaparecieron. Los niveles de la alergia a la leche de vaca ¡bajaron considerablemente!

También los síntomas han cambiado, ya que las hiper reacciones bronquiales han bajado en su frecuencia, así como las rinitis que ahora son breves. Hoy seguimos con este tratamiento agradeciéndole a Dios por haberlo puesto a disposición de nuestro pequeño y deseando que más y más niños se beneficien de este tratamiento, ya que solo quien tiene un niño tan alérgico sabe lo difícil que es verlo sufrir tanto con sus síntomas y estilo de vida, ya que no pueden probar comida en la calle, ni comer un dulce en una piñata, ni mucho menos comer pastel, ellos tienen que ser valientes y nunca comer nada que sus mamás no preparen excluyéndolos de comer en restaurantes o siquiera en casa de un familiar.... Y aun así los pequeños son valientes y hacen caso a estas instrucciones ya que de lo contrario ellos saben que las consecuencias pueden ser serias e inclusive en ocasiones amenazar sus vidas... Gracias NAET, Mónica Noviello y todo tu equipo, gracias por todo el bienestar que su tratamiento ha traído a la salud de nuestro pequeño, nos queda trabajo por hacer juntos, seguir con el tratamiento, pero hoy, después de unos cuantos meses estamos cosechando ya frutos y el cambio y la mejoría en Raulito ¡han sido espectaculares! Hoy con el corazón desbordado de gusto, emoción y mucha Fe en Dios les damos las gracias y deseamos que muchos niños más puedan vivir esta mejoría y dejar, como Raulito, de ser unos niños súper alérgicos para ser niños con excelente salud!

Clarisa y Raúl Papas de Raulito.

Arriba

Llevaba 20 años enferma consultando muchos médicos pero ninguno encontró lo que tenía. Hasta me diagnosticaron diabetes y me trataron con medicamentos muy fuertes y a largo plazo me dañaron los órganos, me daba vómito y diarrea y no podía comer. Estuve muy enferma los últimos tres meses y consulté una gran cantidad de médicos y especialistas, tanto en el seguro social como doctores particulares y clínicas de especialidades. Ninguno encontraba la solución. También seguí tratamientos de homeopatía, terapia de imanes, medicina naturista, terapia de ozono y acupuntura. Me hicieron endoscopía, colonoscopía y pasé por tratamientos intrusivos y muy dolorosos sin ningún resultado. En el Seguro Social me desahuciaron así como en el Hospital Americano. Me dijeron que por mi edad (tengo 66 años) y mis órganos dañados ya no había nada más que hacer. Sobrevivía con sueros, era lo único que podía ingerir. Tenía la boca seca y vomitaba los alimentos y el agua me secaba la boca. Tenía reflujos que me quemaban la garganta, siempre tenía que tener servilletas para expulsar los reflujos, tenía una inflamación abdominal tremenda y me sentía agotada, tenía dolor en todo el cuerpo. Me dolían mucho los riñones. No podía estar acostada ya que no podía respirar bien, tampoco podía dormir. Tenía la presión alta y muchos síntomas como ardor en el cerebro. Estaba tan agotada que no podía caminar ni hacer nada, ni siquiera podía bañarme por lo que me tenía que ayudar mi esposo. Ya me había resignado a irme de este mundo cuando a principios de diciembre mi esposo me llevó a una Expo Salud donde conocí a Nathalie Vanelslande y decidí empezar con los tratamientos de NAET con la idea que esto era lo último que iba a intentar.

Me fui recuperando gradualmente. Hice los tratamientos cada dos días y seguí las instrucciones de Nathalie en cuanto a alimentación y tomé los suplementos que me indicó y a los dos meses ya tenía fuerza y podía hacer mi trabajo del hogar cotidiano y pude nuevamente bañarme sola. Me sentí con más vitalidad. Descubrimos que mi problema no era la diabetes, no tenía problemas con la insulina, sino fuertes problemas de tiroides y de las hormonas tiroideas. Después de tratar mis intolerancias alimenticias, Nathalie me trató la pituitaria y la tiroides y sus hormonas. Con el paso del tiempo fueron desapareciendo los síntomas. Ya puedo evacuar bien, mis intestinos están trabajando bien, mi vista mejoró, y tengo sensibilidad en los pies (antes ya no los sentía), ya se me quitaron los ardores en la cabeza, recuperé el sueño y puedo estar acostada y respiro bien. Ya puedo comer de todo y tengo buena digestión y me regresó el apetito. Ya no tengo reflujos y mi boca ya no está seca. Puedo estar activa todo el día. Hasta mi piel cambió de aspecto, ya tengo color y se siente más suave. Las personas ya no me reconocen y me preguntan qué me he hecho.

Recomiendo NAET a todas las personas que quieran sentirse bien y curarse. Por haber probado tantas terapias y tomado tantos medicamentos sin éxito, puedo decir que NAET fue lo único que logró devolverme la vida y la salud. Estoy muy agradecida con el método NAET y con Nathalie Vanelslande. Vale la pena seguir las indicaciones al pie de la letra y ser constante, ya pasaron casi cuatro meses y me siento con mucha vitalidad.

Josefina Ramirez Ramírez, Cancún, Q.ROO