¿Qué es una alergia?

En el caso de las personas que sufren de alergia, intolerancia o hipersensibilidad, el sistema inmune reacciona ante sustancias que normalmente no son consideradas como dañinas, y responde para defender al cuerpo de una manera tan exagerada que la respuesta misma resulta más dañina que la sustancia que pretendía eliminar. Así, por ejemplo, las ronchas que aparecen después de comer fresas en una persona alérgica a esta fruta se deben a que en la piel se acumulan compuestos químicos que provocan inflamación.
Para NAET, una alergia es una reacción del organismo, pero a un nivel más sutil, el energético.

Siguiendo las bases de la medicina tradicional china (y otras), NAET propone que el cuerpo consiste en una serie de campos energéticos que funcionan de manera conjunta, de modo que la alteración en cualquiera de ellos provocará alteraciones en las demás. Estos campos energéticos son sensibles a la energía de cualquier elemento con el que entren en contacto. Así, la alergia a la fresa sería resultado de que, al entrar en contacto el campo energético de la fresa con el de la persona, este último reacciona desfavorablemente, y provoca una respuesta de rechazo tan fuerte que puede ocasionar daño al organismo.

Según NAET, este rechazo puede darse por el contacto con el alergeno en cualquiera de tres niveles: al contacto físico (con la piel o mucosas), al producirse un contacto químico-nutricional (por ejemplo al ingerir o inyectarse la sustancia), o en el nivel emocional. Sea cual sea la vía de contacto, la energía de la persona responde dejando de fluir normalmente en uno o varios puntos. En los sitios de bloqueo, la energía acumulada daña al organismo (daño por exceso), y las zonas que dejan de recibir un flujo energético normal resultan también dañadas (daño por deficiencia).

De acuerdo con la medicina occidental una alergia se da como respuesta al contacto entre las células del sistema inmune y el alérgeno. Según NAET, cualquier cosa puede ser un alergeno, incluyendo emociones, y no hace falta que entre en contacto con las células del sistema inmune. La simple cercanía del alergeno con el campo energético de la persona puede iniciar una reacción de alergia.

 

¿Cómo saber si una persona tiene alergias?

Para NAET, cualquier molestia física, mental o emocional puede ser síntoma de una reacción adversa de la persona ante el alergeno.
La manera de diagnosticar si el problema realmente se debe a una alergia es utilizando el método de prueba de la respuesta muscular. Llamamos alergeno a cualquier sustancia que provoque una reacción adversa en el organismo de una persona.

La prueba de respuesta muscular
La prueba de respuesta muscular utilizada en NAET sigue los principios de la Kinesiología Aplicada, según la cual, al entrar en contacto con el alergeno, la energía de la persona disminuye y, por lo tanto, su fuerza muscular es menor.

Nutrición:
El secreto de tener una buena salud es tener una alimentación adecuada. Cuando comemos alimentos nutritivos y los asimilamos correctamente, éstos se vuelven nuestra materia prima para que el cuerpo realice todas sus actividades, desde pensar hasta descansar. Sin embargo cuando la comida nos provoca inflamación, malestar u  otros síntomas, es probable que sea una alergia o intolerancia, y que no asimilemos sus nutrientes. Un alimento puede ser medicina para una persona y veneno para otra. En NAET es común ver pacientes que incluso tienen alergia a ciertos nutrientes, lo que les provoca síntomas y a lo largo del tiempo enfermedades. Al detectar esas alergias y tratarlas, el cuerpo comienza a digerir correctamente la comida y a aprovechar todos sus nutrientes.

ALGUNOS SINTOMAS QUE PUEDEN ESTAR RELACIONADOS CON ALERGIAS, INTOLERANCIAS E HIPERSENSIBILIDADES:

  • Comezón
  • Sarpullido
  • Eczema
  • Problemas intestinales como: colitis, inflamación, gases, indigestión, diarreas, estreñimiento, etc.
  • Gastritis
  • Problemas respiratorios
  • Tos
  • Gripas frecuentes
  • Rinitis
  • Asma
  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Dolores musculares
  • Candidiasis
  • Infecciones urinarias
  • Depresión
  • Adicciones
  • Alcoholismo
  • Ansiedad
  • Autismo
  • Déficit de atención
  • Hiperactividad
  • Infertilidad
  • Insomnio
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Fibromialgia
  • Psoriasis
  • Lupus
  • Pérdida de cabello
  • Piedras en la vesícula biliar
  • Piedras en riñones
  • Síndrome premenstrual
  • Sobrepeso